jack mayo 19, 2020

 

Si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma. Gran verdad que aplica en todo. A veces vemos que nuestra dama adorada quiere lucir algo sexy o práctico y bonito para nosotros pero no lo tiene y como nosotros queremos vérselo, ¿Cómo vamos a esperar a que ellas puedan comprárselos?, un poco de por favor, caballeros.

Yo quise verle a mi adorada con sujetadores hermosos y prácticos como a ella le gustan y que a su vez que la hiciera sentir pícara, cómoda, elevar su imaginación y acción al infinito. Y como no me iba a ir de tiendas por eso, opté por el sistema online de una tienda de lencería de mucho prestigio.

Con la discreción y seguridad pertinente revisé la web pensando en ella, lo que le gustaría y me decidí por unos Sujetadores Calvin Klein que estaba seguro le iban a gustar.

Hice el pedido, lo recibí. Cociné una cena especial y ella, extrañada que no era fecha especial, recibió el obsequio de lo más maravillada. Luego me lo lució y yo sólo atiné a decirme, “soy el hombre más afortunado en la tierra, por la mujer inteligente, hermosa y sexy que está a mi lado”.

 

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *