Importancia de la higiene postural y ergonomia en el trabajo

Las personas cuyo trabajo diario requiere que se mantengan sentadas o paradas la mayor parte del horario laboral, pueden llegar a tener lesiones en la columna vertebral, si no acogen las medidas preventivas necesarias para evitarlas, las cuales pueden ocasionar mucha molestia y causar a medio o largo plazo problemas de movilidad.

En este sentido, las dolencias de espalda son un motivo de queja frecuente en los empleados de cualquier compañía y causa común de absentismo laboral, lo que impacta directamente en la productividad del negocio, la sinergia en los equipos de trabajo, el logro de objetivos y en la salud del talento humano.

Por lo anterior expuesto, es perentorio que se ofrezca al personal buenas condiciones laborales  que propicien su bienestar físico y mental. Para ello, se deben minimizar los factores de riesgo a los que están expuestos, teniendo en cuenta la higiene postural y la ergonomía en los puestos de trabajo.

Recomendaciones de higiene postural

Al estar sentados

  • Hacer uso de una silla que tenga tanto respaldar, donde se pueda apoyar la espalda y mantenerla erguida, como soporte lumbar, que propicie comodidad a la parte baja de la misma.
  • Los codos deben mantenerse en posición de 90 grados y las muñecas rectas, apoyando el antebrazo en la mesa de trabajo.
  • Los pies deben estar apoyados en su totalidad y las rodillas al mismo nivel de la cadera o por encima. Para este punto, los reposa pies son una excelente opción de uso, dado que facilita esta postura, teniendo presente que deben ser ajustables entre 0 y 15 grados.
  • La mesa debe ser lo suficientemente espaciosa para que permita mover los elementos que se coloquen encima de ella, como: teclado, monitor, ratón, con la intención de que pueda haber espacio para los codos y antebrazos. Adicionalmente, debe permitir que las piernas entren con comodidad, sin nada que interfiera en la movilidad de las mismas.
  • Es aconsejable realizar pausas activas y no permanecer sentado por más de una hora.

Al estar parados

  • Colocar los pies separados en alineación con las caderas, uno delante del otro.
  • Mantener las rodillas sin presión, en posición relajada.
  • Caminar cada cierto tiempo para favorecer la circulación.

En lo antes descrito, se puede evidenciar que el mobiliario utilizado desempeña un papel importante para la puesta en práctica de estas recomendaciones, existen diferentes tipos y modelos en el mercado, visita el link para escoger la opción que satisfaga sus necesidades.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *