jack abril 26, 2020

Escobas, palas, paños de limpieza, esponjas, cepillos, aspiradora, lavadora, secadora, mopas, jabón, cloro, desinfectante. Todo eso es sinónimo de limpieza en el hogar tradicional. Excelentes cuando se les da el uso debido. Pero en éstos tiempos se requiere más y en especial por el lugar donde uno habita.

Por ejemplo, existen casas que están a poca distancia de la calle. A esas les entra polvo, hollín, moléculas y demás de manera más concentrada y regular que a otros hogares. Y los demás no se deben sentir a salvo, también gracias a los patios, terrenos baldíos, tránsito peatonal, el correr del viento, el polvo en las hojas hace que el hogar se llene de partículas que sí afectan a la salud.

Por ello a la limpieza integral del hogar se le adosa ahora la ionización, tecnología que es parte de los ventiladores nebulizadores, las joyas de la conjunción idónea entre un ventilador que con sus aspas nos refresca y un nebulizador que limpia integralmente el aire. El ionizador es opcional, pero el refrescar y perfumar una habitación son la tarea principal de estos caballitos de batalla.

Limpiar un hogar es un proceso permanente. La salud, la frescura, el relax, las buenas vibras requieren de ello. Mientras más profundo e integral lo hagamos, más sanos, felices y eficaces viviremos. Las herramientas idóneas existen, sólo hay que averiguar, comprar… ¡y disfrutar!

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *