Pearlington tech

Tecnología, internet marketing

A pesar de que cada vez más personas eligen la patata o el boniato como complementos imprescindibles para ensaladas, tipos de arroz, entre otros platos, en ocasiones hay cierta resistencia para incluir estos tubérculos en la alimentación diaria, especialmente si se está acostumbrado a consumir una elevada cantidad de carnes rojas.

Así que, al inicio de un cambio significativo de un modo de alimentarse a otro, el boniato o patata pueden generar rechazo por su sabor o forma de cocción, más ello no es impedimento para hallar modos saludables, creativos y deliciosos para disfrutar de la batata mientras mejoramos nuestra salud. Veamos.

Panqueques de batata

Sin duda esta es una de las maneras más sutiles y efectivas de introducir el boniato en nuestra dieta. El desayuno es una comida sumamente importante como sabemos, y unos panqueques de boniato, aunque podrían parecer “muy dulces”, en sus ingredientes se combinan muy bien con la canela, con la avena, y variados tipos de siropes y miel.

De modo que unos panqueques son una de las mejores entradas para el boniato en una dieta, especialmente si tratamos con niños, y con personas muy acostumbradas a las carnes rojas, y a desayunos con contenido excesivo de calorías.

Crema de boniato

En cuanto al almuerzo, un buen acompañante de guarniciones de ensaladas es la crema de boniato, y si se trata de pollo o pescado, mucho mejor.

Debes tener cuidado respecto al tiempo de cocción y el sazonado de esta crema, que se lleva mejor con el cilantro y con condimentos no demasiado fuertes. Se recomienda la crema de boniato en raciones pequeñas al introducirla en una dieta.

Puré de boniato

Esta opción es un poco más audaz que la anterior, y, además, no podemos dejar que se nos pase de cocción y va bastante bien con cilantro, cebollín y pequeñas raciones de ensalada con tomate.

No conviene acompañar el boniato con la zanahoria, para no saturar nuestro paladar, y si apenas se está incorporando a una dieta, la ración de puré de boniato debe ser de pequeña a moderada.

¡Esperamos que aproveches estas buenas ideas de recetas para incorporar el boniato a nuestra alimentación!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *